Fertilidad

Firma petición – uxtr

Apóyanos“Apoya con tu firma la carta de solicitud de moratoria al 5G en Chile enviada al Ministro...

Fertilidad.

¿La radiación de los dispositivos inalámbricos daña los espermatozoides?

Numerosos estudios -incluidas investigaciones experimentales, estudios epidemiológicos y estudios in vitro (celular) e in vivo (animal)- han establecido que la radiación emitida por los dispositivos inalámbricos daña el esperma. El daño probado incluye:

  • La reducción del recuento de espermatozoides.
  • Reducción de la motilidad.
  • Reducción de la viabilidad.
  • Concentración reducida.

La radiación inalámbrica también cambia la estructura de los espermatozoides y causa daños irreparables a su ADN. Estos estudios han sido confirmados por datos recogidos en todo el mundo.

Los datos presentados en la conferencia de 2013 de la Sociedad Europea de Reproducción Humana y Embriología mostraron que, en los últimos 15 años, el recuento de espermatozoides de los hombres de 18 a 25 años de edad ha disminuido significativamente. En Israel, por ejemplo, hay una disminución del 40% de la calidad del esperma en los últimos 10 años; el 25% de las parejas se encuentran en clínicas de fertilidad.

«Hábitos de uso del teléfono celular y calidad del esperma – ¿merece atención?» es un estudio reciente de 2016 realizado en 106 varones por el Technion – Instituto Israelí de Tecnología (el equivalente israelí del MIT americano) y el Centro Médico Carmel. El estudio encontró que el 47% de los hombres que guardaban sus celulares en sus pantalones tenían esperma anormal, comparado con sólo el 11% del hombre promedio.

Otros estudios y resúmenes de estudios que indican que la radiación inalámbrica daña el esperma y los órganos reproductivos se pueden encontrar en el Informe “BioInitiative”, que es la revisión más completa de los estudios científicos sobre los daños de la radiación emitida por los dispositivos y la tecnología inalámbricos. Con respecto a los efectos de la radiación inalámbrica en el esperma y los órganos reproductivos, el informe concluye:

«El esperma humano es dañado por la radiación de los teléfonos celulares a muy bajas intensidades…Los estudios sobre el esperma humano muestran el daño genético (ADN) de los teléfonos celulares en modo de espera y el uso de computadoras portátiles inalámbricas. El deterioro de la calidad, la movilidad y la viabilidad del esperma se produce a exposiciones de 0,00034 uW/cm2 a 0,07 uW/cm2», es decir, la radiación está causando daños en el esperma en niveles que son millones de veces inferiores a la supuesta norma de «seguridad» de la FCC de EE.UU. y la OMS”.

¿Puede revertirse el daño al esperma?

Aunque los estudios han demostrado que el esperma puede recuperarse si se le permite meses de exposición reducida, el daño hecho al ADN del esperma no puede serlo. Como explican los autores del Informe “BioInitiaive”, “…El esperma carece de la capacidad de reparar el daño del ADN…”.

¿Existen pruebas de que el sistema reproductivo de las mujeres está dañado?

También hay pruebas de daño al sistema reproductivo femenino, pero las pruebas no son tan fuertes como las del esperma.

Sin embargo, como miles de estudios han demostrado sin lugar a dudas que la exposición a la radiación emitida por los dispositivos inalámbricos daña muchos órganos y sistemas del cuerpo, es probable que también afecte a los óvulos y a los órganos reproductivos de la mujer. Además, los estudios en animales han demostrado que la exposición del feto a la radiación puede causar graves daños biológicos. Por ejemplo, el Dr. Hugh Taylor, profesor de la Universidad de Yale y presidente de su departamento de Obstetricia, Ginecología y Ciencias de la Reproducción, estableció en su investigación que la exposición fetal a la radiación inalámbrica afecta el desarrollo neurológico y el comportamiento y puede causar el TDA.

La preocupación por el hombre mismo y su destino debe ser siempre el principal interés de todos los esfuerzos técnicos… para que las creaciones de nuestras mentes sean una bendición y no una maldición para la humanidad.

Albert Einstein

Instituto de Tecnología de California, 16 de febrero de 1931.